Cristianas y Cristianos de Base de Madrid
Portada del sitio > Asamblea General 2015 > Proceso preparación de la Asamblea > Tercer Mensaje; SOY YO, NO TENGÁIS MIEDO!!!

Tercer Mensaje; SOY YO, NO TENGÁIS MIEDO!!!

Sábado 7 de febrero de 2015, por Cristianxsdebasedemadrid

Mensaje num 3; SOY YO, NO TENGAIS MIEDO!!! (Jesús a sus discípulos, Mt, 14,27) Febrero 2015.

De qué se trata: del compromiso:

Confianza en nosotros mismos que somos capaces de comprometernos con la Vida. No dejamos esta tarea en manos de otros que solucionen el problema, y nosotros miramos para otro lado, sino que asumimos nuestra propia responsabilidad. A pesar de los fracasos, siempre hay una posibilidad de respuesta. Esta tarea nos exige paciencia revolucionaria. Aunque es lenta, pero no es inútil, se trata nada menos de liberarnos y liberar a la gente de ideologías que han asimilado los valores del sistema

No tener miedo a comprometerse Seguir luchando contra la crisis sistémica y contra todos los que apoyan el sistema. No hay brotes verdes que dice el Gobierno. No hay recuperación que dice el ministro de economía. La crisis continúa. Las desigualdades sociales aumentan, el sufrimiento de los de abajo se va haciendo insoportable. La lucha y el compromiso se hacen cada vez más necesarios. No a esta economía de la exclusión y la iniquidad. Esa economía mata: son muchos millones de SH los que mueren cada día de hambre, pobreza y miseria. Los cristianos de base queremos ser mensajeros de la vida. La opción comunitaria implica siempre un compromiso. ¿Qué queda de la opción por los pobres? Tras el largo invierno eclesial de los dos pontificados anteriores, es posible que nos haya quedado una cierta sumisión acrítica a lo que diga la jerarquía. Lo que sí parece es que lo tradicional sigue funcionando, pero muy mermado por falta de clero y falta de asistencia. El régimen de “cristiandad” no tiene futuro, pero no acaba de morir. Y un cristianismo “crítico”, actual, secular, comprometido con los pobres… está en muchas personas como semillitas del Reino sembradas, y en pequeños grupos que intentan vivir coherentemente su fe, pero es poco visible cuantitativamente. Y tal vez es normal que sea así. Hay que ser “fermento”, siempre en minoría; no hay que aspirar ser mayoría; podría ser volver a la “cristiandad”. Eso quiere decir que nos vamos a enrolar como colectivo, nos vamos a comprometer como Iglesia de Base de Madrid, a engrosar las filas de los que luchan, no de los que se quedan en casa, porque son de los nuestros, porque rezuman voluntad de cambio y resistencia, sin más recompensa que la gratificante sensación de que volvemos de nuevo a galopar hacia la Utopía; o lo que es lo mismo hacia la honestidad, la justicia, la igualdad y la solidaridad.

Texto de Casaldáliga:

La pregunta que se hace desde el Primer Mundo es ¿qué podemos hacer nosotros? Pues renunciar, por fin, que ya es mucho pedir, al privilegio de ser Primer Mundo. Renunciar a esta condición excepcional de una mínima parte de la Humanidad, si la comparamos con la inmensa mayoría de todo el Tercer Mundo. Estamos intentando subrayar siempre que la solidaridad ha dejado de ser aquella solidaridad paternalista, de enviar la ropa, los medicamentos, ciertos recursos... Ha de ser una solidaridad que va y que viene, mucho más concreta y mucho más exigente: damos y recibimos, para que también la propia solidaridad, además de alimentar personas y curar enfermedades, facilite y estimule la vivencia de la propia cultura. Porque nosotros ayudamos a personas que tienen una cultura, que no son simplemente un estómago y unas venas, sino que son pueblos. Por eso, hemos de procurar que la solidaridad sea constante, consciente, autocrítica, local y global: de ida y de vuelta.

Texto de Leon Tostoi:

“La riqueza material se paga con sordidez moral. Europa nos propone siempre un paraíso materialista, a cambio de esclavizar a los pueblos de África, de América o de Oriente. Ellos deben suministrarnos el trabajo barato.”Todo cuanto poseemos es producto de un robo”. “Nada poseemos que no sea de otros o que no acaben robándonos o que no hayamos robado nosotros mismos, incluso sin haber sido conscientes de ello.”

Preguntas:

¿Dónde se ha instalado el Capitalismo? Ahí donde se ha preferido la propiedad privada a la colectiva, donde ha acumulado cosas: sea dinero, o medicamentos, o casas, o vestidos, etc. ahí está instalada una mentalidad capitalista. La acumulación lleva consigo tener seguridad, ¿en qué ponemos nosotros la seguridad? En la doctrina? En el dinero? En tener varias casas? En los que tienen el poder? En los partidos? ¿Nuestras luchas están dirigidas sólo a paliar las injusticias capitalistas?, ¿Estamos dispuestos a ir pensando en construir otro sistema que no sea capitalista, patriarcal y depredador de la madre tierra? ¿Creemos que la pobreza se mide sobre todo por las carencias económicas? ¿O más bien estimamos que el sistema no es sólo económico, sino que implica también toda una forma de pensar, de entender el mundo, la política, la familia, las relaciones humanas, etc,? ¿Qué tiempo dedicamos a conseguir dinero para vivir y cuánto tiempo empleamos para construir otro mundo sin capitalismo, sin patriarcado y respetuoso con la naturaleza? ¿En qué organizaciones estamos implicadas/os? Ya que no somos pobres, ni apenas hemos padecido los recortes de la crisis, ni tampoco formamos parte de los últimos, según el Evangelio, al menos tratemos de tomarnos en serio la solidaridad con los más excluidos. No se puede ser solidario con los pobres sin empobrecerse de verdad. Decir que se es solidario con los pobres y tener más dinero en Diciembre que en Enero de ese mismo año, es una incoherencia. Quiere decir que no se ha compartido nada, que se ha dado de lo que sobra, no de lo que duele. Habría que responder a estas tres cuestiones: si veneramos más al dinero que al Dios de Jesús, si esperamos la salvación más allá del capitalismo, si nuestra opción por los pobres nos lleva a empobrecernos realmente.

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0